sábado, 18 de abril de 2015

"La ópera de las cuatro notas": una hilarante metaópera

Los Teatros del Canal han apostado por esta atractiva propuesta escénico-musical minimalista debida al compositor estadounidense Tom Johnson, que en un año como 1976, en pleno auge de este movimiento musical, estrenó una ópera de bolsillo en clave humorística en la que se parodian las cinco tesituras vocales.


Como apunta Paco Mir, artífice de este divertidísimo montaje en tiempos modernos, la particularidad de la obra reside en el hecho de que el autor americano ofrece completa libertad para que el director de escena desarrolle su propia visión escénica, sin incluir acotaciones precisas ni detalles concretos para la disposición de los personajes.

domingo, 5 de abril de 2015

Trazos épicos: Miguel Ángel Gómez Martínez con la OCRTVE

El director granadino Miguel Ángel Gómez Martínez ha sido invitado al Teatro Monumental para ponerse al frente de los conjuntos orquestales y corales de la RTVE en un variopinto concierto que ha tenido como protagonistas a Wagner, José Peris y Ravel.


Merecía el maestro zaragozano José Peris (presente en la propia sala de conciertos de la calle Atocha), una ejecución en tiempos modernos de su Te Deum, y han sido los mismos intérpretes que en este año hace tres décadas lo ofrecieron en el Teatro Real, los que la han hecho verdadera justicia en el presente concierto.


"La gran duquesa de Gerolstein" en la Zarzuela: apoteosis del desenfado

Fiel a su actual apuesta por otros géneros musicales diferentes al que le da nombre, el Teatro de la Zarzuela presenta esta singular propuesta en castellano de una de las operetas menos difundidas de Jacques Offenbach, La gran duquesa de Gerolstein, fruto de la moda de las innumerables traducciones a nuestra lengua que poblaron los escenarios líricos madrileños desde mediados del siglo XIX hasta comienzos del XX.


Por tratarse de una nueva traducción del francés, algunos aficionados podíamos estar con razón un tanto perspicaces respecto al desafortunado precedente con la Carmen españolizada que abrió la presente temporada del coliseo de la calle Jovellanos, cuando se nos ofreció una traducción que perjudicaba (y mucho) al originario texto de la ópera de Bizet. No obstante, en el caso que nos ocupa, a pesar de los irremediables desajustes que a la hora de una traducción de este tipo se generan entre la prosodia francesa y la castellana, percibidos en ocasiones en el forzado engarce métrico del texto traducido con los números musicales, se ha constatado un cuidado trabajo de traducción, que a nivel de texto hablado evita los excesos de los versos en ripio, elaborado por el musicólogo Enrique Mejías, cuya versión para esta nueva puesta de largo de la opereta utiliza varias fuentes originales de otras traducciones históricas de la obra de Offenbach cuando ésta fue representada durante décadas en teatros de Madrid, realizando una singladura de todas ellas realmente encomiable, lo que se aprecia en el acabado general.